Yaneth Waldman Web Page
  Biografía
 




Yaneth lo dice sin titubeos (alguien que se ría así difícilmente titubea): "mi risa no me da pena, es una forma de expresarme y de decir que no me guardo nada". Es verdad, su carcajada estridente de lata la personalidad de esta mujer, que es divertida por naturaleza, que sabe más de los lados buenos de la vida que de los malos, que prefiere el optimismo al pesimismo y que es capaz de enviarles esas vibraciones, esos impulsos eléctricos hilarantes, a quienes están a su alrededor.

La mujer se sienta y enseguida entabla conversación. Habla de sus 'afanes', de sus hijos a los que adora, de su vida y la maquilladora se anima y también le cuenta la de ella. No es una diva encumbrada, sino una persona sencilla que tiene la (increíble) capacidad de hacer que los demás se sientan como si estuvieran conversando con una vieja amiga. Probablemente eso le viene en los genes, pues, según cuenta, su mamá era igualita, también tenía esa espontaneidad y alegría con la que se ha ganado el afecto de muchos colombianos.

Yaneth lleva 25 años en la televisión y prácticamente lo ha hecho todo. Su inicio, para quienes guardamos los recuerdos de épocas de infancia, fue con los niños, en Pequeños gigantes, donde divertía a los chicos con sus personajes fantásticos y llenos de colorido. Desde entonces el recorrido ha sido largo y también satisfactorio, pues como ella misma dice "el trabajo no falta" y ha estado no solo en la televisión, sino que también ha hecho teatro, radio a incluso stand up comedy. Hace poco la vimos como la frívola Kathy Iriarte y antes la descubrimos como ella misma en Muy Buenos días, en donde nos demostró una frescura poco usual a la hora de presentar (también en este programa popularizó su legendaria risa). Hoy está En los tacones de Eva encarnando a una entrometida paisa, que inspiró al protagonista para convertirse en Eva. No ha parado desde que comenzó y eso se lo debe a esa disposición a pasarla bien, que parece volverla incansable.

Su risa, esa que ilumina esta portada y que por el solo sonido hace que los demás nos unamos al festejo, la acompaña desde niña, desde que en el colegio la regañaban por tener la boca en eterna V en medio de la clase. Yaneth dice que se ríe tanto, que las lágrimas se le salen, que hasta en el trabajo ya saben que en un ataque de carcajadas de ella hay que parar la grabación, pues no hay quien la contenga. Lo dice y suelta una nueva risotada al recordar a tanto director que se rasca la cabeza y termina no encontrando otro remedio que reírse también. "El ambiente se relaja y la equivocación no importa si hay una buena carcajada", asegura. Pero su bien conocida dentadura también le ha traído uno que otro problema, pues las personas siempre esperan de ella una estruendosa risotada, aún cuando no existe la disposición. "La gente a veces me ve y me dice que me ría, así esté en la clínica con una migraña horrible", cuenta Yaneth. De la misma forma, en su hogar esta mujer a veces tiene que ser estricta (como toda mamá), pero a veces el humor se interpone en el regaño y uno de sus hijos, recuerda, le reclamaba con seriedad "mami, si me estás regañando no te rías".

Yaneth Waldman, sin temor a exagerar, es una mujer feliz. Una actriz que se toma la vida, como diría el Chavo, por el lado amable y que transmite alegría, no solo en su trabajo sino en su vida familiar, que lo digan sus tres hijos (Joel, Ariel y Michal), que han disfrutado de una mamá que sabe reírse como pocas.




                  

¡Recomienda esta página a tus amigos!

 
  Hoy habia 2 visitantes (16 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=